martes, 31 de enero de 2017

"La costilla de Adán", Antonio Manzini (2014)

Ya se ve por la poca distancia que media entre este libro y Pista Negra, que estoy bastante enganchado a la historia de Rocco Schiavone. Si hay un autor que me está provocando una adherencia similar a que en su momento me producían los tebeos de Mortadelo y las novelas de Marcial Lafuente, es Antonio Manzini. 

 En estos tiempos en los que ver la tele o el periódico provoca escalofríos, con dos psicópatas en la presidencia de las dos grandes potencias al mando de la manija nuclear y el planeta lleno de idiotas ofreciendo soluciones simples a todos los males , meterse en la historia de Schiavone es como un bálsamo, un particular santuario en el que refugiarse del mundo durante un rato.

Historia que, les recomiendo lean en orden, porque aunque cambien los casos que investiga con su natural cabreo y dejadez, trata sobre todo de la personalidad del subjefe (que no comisario), de los fantasmas de su pasado  y de su muy mediterránea visión de la honestidad.

sábado, 28 de enero de 2017

"Riña de gatos", Eduardo Mendoza (2010)

Un inglés experto en arte viaja al Madrid anterior a la Guerra Civil para tasar unas obras de arte antes de sacarlas de España. Premio Planeta 2010. Si el premio Planeta no fuese tan prestigioso como es (-sonrisa-) parecería un encargo, como si se lo hubiesen dado por el autor y no por la obra (-nueva sonrisa-).

No es lo suficientemente seria para parecerse (ni de lejos) a La ciudad de los prodigios, y no es lo suficientemente desmadrada para estar a la altura de Sin noticias de Gurb. Así que ni chicha ni limoná. Y ya si me aderezan la historia con los generales golpistas y con el papel de actor de reparto de Primo de Rivera, ya me empieza a parecer que estoy con El tiempo entre costuras.

Me aburro. No está a la altura de Eduardo Mendoza. Del Planeta claro que sí.