martes, 21 de noviembre de 2017

"La vida negociable", Luis Landero (2017)

Uno puede ser casualidad y con dos ya  sería difícil coincidencia, pero si me gustan tanto los libros de Luis Landero será, o que universalmente son buenos, o que debe haber una especial sintonía con esta manera de escribir. Leí y comenté en el lejano 2007 los Juegos de la Edad Tardía, y ya en 2015 unos de los libros que me trae mejores recuerdos, El balcón en invierno

No debería por tanto de sorpenderme, a estas alturas, que me haya enganchado La vida negociable. Su escritura a veces me recuerda a Juanjo Millás,  por esa facultad de convertir a personas de la vida diaria en héroes y villanos dignos de protagonizar una novela. Y un villano más que un héroe, o una víctima de la vida, es lo que nos cuenta con la historia de Hugo Bayo: un personaje buscavidas y amoral, no se sabe si más por maldad o por miedo. Un resumen, por otra parte, de buena parte de los comportamientos de la especie humano.

Y lo que pasó es que el curso de mi vida entró en un ancho remanso donde apenas se notaba el paso del tiempo, una lisa e imperceptible deriva hacia el futuro donde no ocurría nunca nada nuevo, nunca nada, y aquella total ausencia de acontecer, que yo al principio había interpretado como el advenimiento de una época de paz, encubría sin embargo la guerra sorda, despiadada, inmemorial , del hombre contra el peso intolerable de su propio existir. Era el tedio, el monstruo del tedio que venía con su cara de ceniza y su lento desfilar...

  Pocas veces la portada de un libro, al igual que el título, resultan tan apropiados.

2 comentarios:

Esther dijo...

sí, es un buen libro. Me pasa lo mismo con El balcón de invierno. Son los dos únicos libros que he leído de Landero. Un saludo

Inmaculada dijo...

Sólo he leído El balcón de invierno, pero creo que debo seguir conociendo a este autor.
Saludos