martes, 27 de diciembre de 2016

"Rey de picas", Joyce Carol Oates (2015)

De esos autores que siempre estoy por leer pero nunca llego. 

Por fin, en una novela breve, negra, intensa, magnífica: Andrew J. Rush, un escritor que escribe novela negra académica (mucho lector, mucho dinero, poca literatura) contra su otro yo, al modo John Banville: Rey de Picas, seudónimo bajo el que se venga de sí mismo escribiendo de un modo violento, soez, machista. 

Una vez leída sorprende la intensidad de los personajes a pesar de lo breve del relato.

No les destripo más. Merece muchísimo la pena.

sábado, 10 de diciembre de 2016

"Pista negra", Antonio Manzini (2013)

Ya se sabe que en algunos casos en una novela negra prima la historia (las menos) y en otras prima el prota. Ésta es de las últimas: Rocco Schiavone se come tanto la novela que la trama es un mero contexto en el que desarrollar en toda su extensión las múltiples cualidades del sujeto: malhumorado, jefe cabronazo, violento, mujeriego, infiel, corrupto y ...con una prodigiosa capacidad para descubrir a los culpables. Un verdadero hijoputa, como le gusta verse a sí mismo.

Con semejantes prendas es difícil que no quieras seguir a ver qué pasa.  Se lee casi sin pestañear, que viene siendo de lo que se trata.

Recomendable. 


"Viaje de invierno", Amélie Nothomb (2009)

Voy a hacer estallar el avión a las 13:30

No es un espóiler, así comienza el libro: Zoilo, filólogo que tiene por delirante profesión ocuparse de la atención social de una compañía eléctrica, concluye que ese es el final que merece su truncada historia de amor por Astrolabio, una chica cuyo también peculiar destino es la dedicación total a Aliénor, una autista incapacitada y dotada de un inmenso talento literario.

Viaje de invierno es una novela breve, raruna, con algunos elementos casi rayando el realismo mágico, sólo que contado en el inmensamente frío invierno de París, lo cual hace que pierda algunas cosas y gane otras. Y por si ya no fuese complicado sumar la preocupación por las personas con una compañía eléctrica como profesión, Nothomb juega con todo: con los nombres de los personajes y con los hechos hasta acabar dando al relato, bastante surrealista en general, un sentido en el que todo parece encajar. Hasta estrellar un avión por amor.

Cometí el error en su día de intentar leer a Amélie Nothomb en francés, así supongo que básicamente no me enteré de nada. Me alegro de haberme reformado.

martes, 6 de diciembre de 2016

"Chesil Beach", Ian McEwan (2007)

La breve e intensa historia de una pareja contada en un flash en su noche de bodas.
Abrumadora. Increíblemente brillante, llevaba tiempo queriendo leer a Ian McEwan y no me lo perdono. Es difícil resumir los sentimientos con palabras tan certeras y creando un relato tan maravilloso.

La primera noche de Edward y Florence, en una Inglaterra años después de la II Guerra Mundial, ya metida en los 60, pero con resabios de moral victoriana. Una historia contada con las palabras justas, pero que nos transmiten mucho más de lo que cuentan, sensaciones o dudas despertadas a veces sólo con una frase.

Fantástica. Ahora quiero más.