miércoles, 27 de enero de 2016

El cuaderno del 2015

Para mis incontables fans ahí va el resumen de lo mejor y más recomendable con lo que he alimentado el espíritu el año pasado:

  1. Los viajes con Charley, de John Steinbeck. Un libro de viajes a la antigua usanza construido por un maestro y publicado por Nórdica. No se puede pedir más. Si Dios existe, de mi parte le pido que bendiga a la pandilla de criaturas que me lo han regalado. 
  2. Galveston, Nic Pizzolatto. Porque es novela negra a la antigua usanza. Y después de True Detective hay que reconocer el talento del muchacho.
  3. El balcón en invierno, de Luis Landero. Porque está muy bien escrito, y por el merecido homenaje a la generación que levantó este país.
  4. En el camino, Jack Kerouac . La carretera hecha literatura.
  5. Plataforma, Michel Houellebecq . Me encantaría tocar los huevos como él.
  6. De qué hablo cuando hablo de correr, Haruki Murakami. Porque yo ya corría cuando no era chic, y salir a correr no se llamaba hacer running.
  7. Yo fui Johny Thunders,  Carlos Zanón. Música, drogas, el lado oscuro de Barcelona en estado puro.
  8. Mil cretinos, Quim Monzó. Mil me siguen pareciendo pocos.