miércoles, 31 de diciembre de 2014

"El don", Mai Jia (2002)

Yo me creia que de esto de los beseler ya estaba curado, pero ¡hombre!, uno ve en una librería un libro que viene avalado por ventas masivas ¡chino! y lo compra. Y va nutrido de páginas además, ¡qué bien!.

Luego, pasados los primeros ardores literarios, comienza a pensar que cinco millones de chinos no son tantos pa-todos-los-chinos-que hay, así que quizá como aval 5 M chinos
no sea suficiente. Esto comienza uno a considerarlo ya cuando lee la primera parte, que es así como la introducción genealógica a los ancestros, legítimos y putativos, del susodicho; que en adelante conoceremos como Rong Jinzhen, a la sazón genio de las matemáticas donde las haya que, después de ser acogido por un profesor universitario, acaba descifrando códigos secretos para el régimen de Mao.

En eso de los códigos se ocupa la parte central del libro: pero no planteando retos o descubriendo el proceso deductivo. Noooooo. No vaya a ser que se emocionen: elucubramos sobre el aspecto filosófico y lo paranormal de estos espías, que acaban todos tarados por el esfuerzo.

Y tras enormes y estériles circunloquios sobre el código PÚRPURA (sic) acabamos concluyendo sobre el casi imposible proceso de descifrar el código NEGRO (sic otra vez).

Ya sé que no entienden nada, pero peor me he quedado yo que lo he leído. Y eso que acaba con una no despreciable (en extensión) parte que parece un tractatus filosofía oriental en diez días.


lunes, 22 de diciembre de 2014

"El muñeco de nieve", Jo Nesbo (2007)

El talento está mal repartido, pero aún así el otro día me puse a buscar una canción del grupo de Jo Nesbo, Di Derre, a ver si por lo menos era malo cantando. Pues va a ser que no: digan que no pude analizar muy a fondo la letra, que el noruego lo llevo algo más flojo que el inglés, pero entonar entonaba bien el jodido.

Porque lo de escribir novela negra ya saben que lo borda. Que habiendo gente buena en este oficio, pocos hay con capacidad de mantener la tensión tanto tiempo, que las historias de Harry ya van pidiendo a gritos que las pasen al cine, o cuando menos a la tele, ahora que por allá arriba también hemos descubierto que hacen series de calidad (vean por favor Bron/Broen ).

Harry Hole sigue en pleno camino  autodestructivo, más excesivo y suicida que nunca, siguiendo la senda de todos los compañeros muertos que se han ido quedando en otras novelas de la saga. Y en esta ocasión -un clásico del género- tras un asesino en serie: The Snowman, que mata mujeres, infieles e infelices con las primeras nieves de la temporada, dejando siempre en el jardín...un muñeco de nieve.

Cuando lei Petirrojo creí que no se podría superar, y como ya han pasado unos años, no sé si ésta será  mejor; pero desde luego probablemente esté a su altura.