sábado, 27 de septiembre de 2014

"La mujer de verde", Arnaldur Indridason (2000)

Hace no demasiado leía por primera vez a Arnaldur Indridason (Las marismas) , autor que en medio de la marabunta  nórdica me parece una marca bastante destacable.

Ya se sabe que sacar muertos en un país tan pequeño es complicado, a no ser los que sea de frio, así en esta ocasión nos trae un crimen del pasado, cuando el avance de la ciudad de Reikiavik deja al descubierto un cadáver que parece remontarse a los tiempos de la Segunda Guerra Mundial.

El -como no- amargado inspector Erlendur simultanea la estancia en el hospital para hablar a su-hija-drogadicta-en-coma , con la investigación de un posible asesinato sesenta años atrás. Debo hacer un aparte para reflexionar sobre esto de la vida familiar puteada, que es un clásico del genero negro pero que en el caso de los nórdicos alcanza impensables cimas de perfección: a menudo tienen hijos cuyos problemas suman a los de la pareja y amigos.Véase Mankell si no me creen

Sigamos: ante tal panorama, es obvio que aqui pasarían del tema, que hay muertos más frescos y además el crimen habría prescrito, pero se ve que es Islandia no. O sea que asistimos así a una concienzuda investigación policiaco-histórica contada con gran habilidad, con una enorme capacidad de enganchar al lector y con una muy inteligente reflexión sobre la violencia de género, nombre absolutamente absurdo, porque las que padecen son siempre ellas.

A pesar del rollete hijadrogadictaenhospital, que igual esta de mas, me ha gustado mucho. Se la recomiendo.

viernes, 26 de septiembre de 2014

"El expreso de Tokio", Seicho Matsumoto (1958)

Llevo encima últimamente tal vez una sobredosis de novela negra, será que el mundo achucha y hay que refugiarse en algo.  Si además es japonesa,  obviamente tenía que leerla, en este caso después de haber superado la considerable estupidez de haber comprado -por error- la versión en ebook en lugar del papel. Me he ahorrado ocho cochinos euros pero ahora de esa bonita edición de Libros del Asteroide solo quedara esta penosa reseña. Ya se que es lo legal, pero no me digan que pagar por algo que deja tan poco rastro no  jode un poco. 

Bueno, al caso. Novela un poco viejuna, de cuando se publicaban por entregas en los periódicos,   Y que me ha parecido absolutamente llamativa porque podría pasar fácilmente por occidental: sin ánimo de corroborar lo que dice su publicidad, volvemos a Simenon o a la Christie, con poca chicha social y psicológica y mucha deducción , lógica e investigadora. 

Dos cadáveres aparecen en la playa, un funcionario y una camarera abrazados envenenados por cianuro. Aparente suicidio, policía desconfiado y un profundo estudio de... los horarios de los ferrocarriles como centro de la trama. Muy entretenida. 

jueves, 25 de septiembre de 2014

"La rubia de ojos negros", de Benjamin Black (2013)

No deja de ser curioso que en mi particular descubrimiento de John Banville/ Benjamín Black haya aterrizado en esta sorprendente continuación de las historias de Philip Marlowe, cuando hace no demasiado leía El largo adiós. Les juro que pura y curiosa coincidencia.

Si han llegado a este artículo aislado no entenderán nada, pero si miran ahí arriba en el blog podrán conocer la apasionante tontería de leer a la vez dos novelas bien distintas del mismo autor firmando con dos nombres.

Habiendo dejado claro por tanto ya que John Banville me parece un escritor extraordinario, me descubro además por la desfachatez de despacharse con esta doble personalidad que le permite emular a uno de los grandes como Raymond Chandler y echarle huevos para continuar con las historias de Marlowe. Capacidad prodigiosa, añado, de escribir además con tonos y tiempos bien diferentes. 

Por ahí he leído que Banvillle no es plato de gusto para todos, pero a mi me ha ganado. Tanto él como su otro yo. Chandler redivivo. 

domingo, 14 de septiembre de 2014

"Antigua luz", John Banville (2013)

Aunque hacía ya tiempo que tenía la intención de leerlo (como a otros quinientos), tras la concesión del premio Príncipe de Asturias a John Banville, fue este artículo de El País el que me decidió definitivamente, no ya a leerlo; sino a asumir el juego de empezar a la vez un libro de su alter ego Benjamin Black: La rubia de ojos negros (su reseña irá depués, porque los empecé y acabé a la par).

Les recomiendo la experiencia. No sé como puede ser posible convertirse en Jekyll y Hyde y escribir con tan poca distancia dos textos, magníficos ambos pero de estilos totalmente diferentes. Pero ya tocará hablar de La rubia... , hoy es el turno de Antigua luz.

Hay escritores magníficos, más de los que uno puede leer. Y, de cuando en cuando, descubres a alguno que está -sencillamente- a otro nivel. Que convierte la lectura en una pura gozada. Que tiene shamanstvo, el don del encantador que decía Nabokov. Otra cosa.  Banville es de ese club.

"Billy Gray era mi mejor amigo y me enamoré de su madre. Puede que amor sea demasiado fuerte, pero no conozco otra más suave que pueda aplicarse."