miércoles, 2 de julio de 2014

"Meridiano de sangre", Cormac McCarthy (1995)

Antes de haber leído este libro, mi imagen literaria de McCarthy era la apocalíptica pero impresionante La Carretera y los algo lejanos diálogos de No es País para viejos y los recientes de El Confidente. Si en la película de los Cohen, la fuerza de las imágenes y los diálogos andaban a la par, en la de Ridley Scott el guión se come con patatas al director, los protagonistas y las imágenes.

Pero esto no es un blog de cine, así que anticipo esta vaina porque tal vez no tengo el conocimiento suficiente de Cormac McCarthy y estoy sacando conclusiones apresuradas, pero a lo que se ve en su carrera literaria no suele hacer muchas concesiones a la parte más dulce de la vida

Bastantes años antes de la descorazonadora La Carretera, era posible encontrar un escenario igualmente apocalíptico yendo no a un futuro posible sino a un pasado real: la frontera entre Estados Unidos y Mexico en el s. XIX, poblada de colonos, indios, soldados de fortuna y todo tipo de buscadores, vividores y redomados homicidas. Un tiempo y un lugar en el que la vida de un hombre valía más bien poco y la ley era la del más fuerte.

McCarthy retrata con bastante frialdad  las salvajes peripecias del "Grupo de Glanton", una pequeña compañía de soldados de fortuna a los que contrataron las autoridades de Texas y las mexicanas para limpiar la frontera de apaches, pagando "a tanto por cabellera".  Las atrocidades se van sucediendo sin demasiados problemas hasta que los hombres de Glanton se descontrolan y  comienzan a violar y asesinan ya sin distinguir indios y lugareños.

Hay tanta violencia y tan explícita en la novela que se vuelve casi irreal, como si fuera una mera excusa para intercalar entre las descripciones del áspero paisaje fronterizo, para mí uno de las imágenes más fuertes que quedan después de la lectura. La otra, sin duda, es el personaje del Juez Holden, el verdadero protagonista: dos metros de hombre que lo mismo diserta de antropología o fabrica explosivos que descerraja un tiro en la cabeza de un niño.

Ya ven que la novela da mucho de sí, y eso que yo me precio de ser más bien escaso en mis comentarios. Es una novela dura,  no creo que sea para todo el mundo, pero esto voy descubriendo que debe ser  Cormac McCarthy. Hay una rara e inexplicable atracción en las historias de violencia cuando están bien contadas, del Grupo Salvaje de Peckinpah a las películas de Takeshi Kitano. Pero en la media de muertos por obra, Meridiano de sangre se gana holgadamente su título...