domingo, 23 de noviembre de 2014

"Nos vemos allá arriba", Pierre Lemaitre (2013)

Este 2014 se han cumplido ya cien años de la Primera Guerra Mundial y abundan los ciclos, libros y conmemoraciones varias.

Casualidad o no,  la historia que nos ocupa sucede durante la primera Gran Guerra, unos días antes del armisticio. Los soldados Albert Maillard y Édouard Péricourt vegetan en las trincheras comenzando a creerse que saldrán de aquello con vida. Pero no cuentan con Henri D'Aulnay-Pradelle, un teniente de familia noble venida a menos. Un auténtico hijoputa, que decide  aprovechar el poco tiempo de guerra que queda para alcanzar la gloria decidiendo por su cuenta tomar una absurda cota en poder de los alemanes, aún a costa de asesinar a sus propios soldados.

A partir de ahí, vuelve la brutalidad de la guerra, brevemente pero lo bastante para que Maillard quede herido y Péricourt con gravísimas secuelas en su rostro.  Entre ambos -uno de familia humilde, apocado y de pocas miras y otro de familia burguesa, artista al que nunca le ha faltado de nada- se establece una unión inquebrantable, forjada en su mísera situación de excombatientes y en el odio hacia Pradelle.

Pradelle, un redomado cabrón al que resulta fácil situar como el centro de toda la trama y al que comenzaremos a odiar con la misma intensidad que Albert y Édouard. Produce un rechazo tan visceral que  a todos los que la hayan visto llevará al general canalla que magistralmente retrató Kubrik en Senderos de Gloria (he visto que este dejà vu le ha pasado a todo el mundo leyendo después algunas críticas al libro en los medios).

Rechazados por la sociedad de postguerra y basándose en el talento de Édouard Péricourt, los protagonistas llevarán a cabo una gigantesca estafa millonaria... Es ahí donde el libro, Lemaitre dixit, debe mucho a la tradición de la novela picaresca, en especial al Lazarillo de Tormes.

Una buena novela, que se hace pronto adictiva y que -aun con claroscuros- tiene un nivel medio muy alto. De hecho (y esto no lo sabía cuando la leí), significó para Pierre Lemaitre el premio Goncourt, el mayor galardón de las letras francesas.

No hay comentarios: