viernes, 7 de noviembre de 2014

"Memorias de una vaca", Bernardo Atxaga (1992)

¿Qué coño nos pasa en el norte con las vacas? Algo debe haber que permita que la perspectiva de las vacas sea especialmente para nosotros un privilegiado mirador de la vida: de las Vacas de  Julio Medem al Millón de vacas de Manolo Rivas. 

No debería de extrañarnos por tanto que en esta ocasión Atxaga nos cuente pues las memorias de una vaca. Pero no de una vaca cualquiera, sino de Mo, una vaca negra que reniega de lo tontas que son las vacas y por eso decide escribir sus memorias desde su vida en el caserío Balantzategui-en el que se abastecía a los maquis- hasta que acaba pastando en el convento de la hermana Pauline Bernadette. Una vaca que nos cuenta un pedacito de historia de la postguerra civil en el País Vasco.

No sé cómo calificarla, y les juro que me gustaría haber podido leerla en el euskera para ver si el truco está en la belleza del texto original, porque en castellano me desconcierta. ¿Una obra juvenil?
 Un relato intencionadamente ingenuo a veces , otros humorístico y a veces trágico. Seguramente igual que la vida de la postguerra, pero es que sigo buscando Obaba en cada rincón y a pesar del indudable talento de este hombre, ya no he vuelto a encontrar la magia...

No hay comentarios: