martes, 14 de octubre de 2014

"El guardián invisible", Dolores Redondo (2013)

Vamos a ver cómo se lo digo: que existiendo basurillas foráneas indignas de ser superventas, tipo Camila Lackberg o Asa Larsson (la A con circulito encima), bien está que de vez en cuando nos echemos a la panza un poquito de noir nacional, siendo como somos además tan variados nuestros territorios como los tipos de paella. 

Amaia Salazar es una inspectora de la Policía Foral de Navarra encargada de investigar una serie de asesinatos de chicas adolescentes cometidos en el Valle del río Baztán. Para ello se traslada a Elizondo, la capital del valle, que es además el pueblo en el que nació y vive su familia.  Hasta aquí, todo más o menos bien: un cuerpo policial original, una chica lista y guapa -que estuvo en Quantico, eh... Lo vamos llevando, y además Dolores Redondo escribe bien: la narración es ágil y bien resuelta. 

Coño, y a partir de ahí se va aderezando el plato en demasía: los fantasmas familiares que la esperan en Elizondo son en sí mismo un cruce entre Cuarto Milenio y Annibal Lecter. Y el muy goloso recurso a la rica mitología vasco-navarra, que enriquecería la historia usado con moderación toma cuerpo con la aparición de un bigfoot a la vasca, matando bastante la credibilidad de la historia. Y alguna cosa más que no les cuento, como el super-marido guapo, artista y que-estoy-siempre-a-tu-lado.

En suma: demasiados ingredientes. Novela que se me ha hecho demasiado larga  y que mejoraría bastante con una poda en profundidad.

Va para película seguro, porque la historia lo pide.

No hay comentarios: