martes, 13 de mayo de 2014

"El largo adiós", Raymond Chandler (1953)

Hace algo así como mil años yo tenía, con mis amigos de entonces, una afición poco frecuente: todos los viernes, íbamos a la biblioteca pública y pasábamos allí la tarde husmeando un rato entre los libros y decidiendo cuáles nos íbamos a llevar. Recuerdo haber sacado un día (las fichas eran de cartulina, y "el" ordenador paría una larga lista en papel continuo azul y blanco) El halcón maltés, de Dassiell Hammett. Les aseguro que lo recuerdo, porque esa fue creo la primera novela negra que leí, y así sigo hasta hoy.

Fuera de los lingotazos que últimamente me meto entre pecho y espalda con el incuestionable Jim Thomson, llevaba mucho tiempo sin leer uno de los grandes: demasiado tiempo sin Dassiell Hammett ni Raymond Chandler. Imperdonable.

Ya no es sólo que Philip Marlowe sea la raíz y el arquetipo de la mayoría de los detectives que le siguieron, ni que la compleja trama te atrape como sólo puede hacerlo una buena novela negra. Es que hablamos de literatura de verdad, de una definición de los personajes y de las sensaciones increíblemente bien lograda, de una prosa -en definitiva- de enorme calidad.

Yo creo que actualmente hay buenos escritores del género negro (Indriasson, Camillieri, Fred Vargas, Nesbo...). Incluso Montalbán era grande a su manera. Pero Chandler juega en otra liga.

Por supuesto, hay una película, además de Robert Altman. La película era imprescindible, porque el ritmo de la novela la exige (ya te la vas tú proyectando en la cabeza, de hecho). Habrá que volverla a ver. 

La sinopsis la dejo para otro sitio, si quieren un resumen para clase vayan al Rincón del Vago. Buenas noches.

No hay comentarios: