jueves, 6 de marzo de 2014

"Texas", Jim Thompson (1965)

Al año siguiente de escribir su obra maestra, la celebrada 1.280 almas (Pop.1280), Jim Thompson escribió este homenaje a Texas, una novela en la que -incluso más que en otras- hay mucho de autobiográfico: no sólo por la Texas que conoce bien, y de la que recorre buena parte de sus ciudades en el texto , sino sobre todo por el prota: un jugador profesional de dados, honesto y puteado por la vida. Tal vez el tipo que quiso ser un Jim Thompson al que nunca las cosas se le pusieron fáciles.

No se parece a ninguna otra novela suya que haya leído (1.280 almas, El asesino dentro de mi, Noche salvaje). Extraña no encontrar aquí ese relato perfecto del psicópata asesino que -frecuentemente- está del lado de la Ley, sino un personaje como Mitch Corley, en el fondo adorable -como-de-bueno-de-la-pelicula , y por cuya integridad física nos pasamos temiendo toda la novela.

Hay petróleo, juego,  dinero, poder, corrupción, no poca sensualidad (descrita con enorme maestría) y menos violencia explícita que nunca: por no haber, no hay ni muerto. Pero da lo mismo: Jim Thompson, un grande de la novela negra, escribe una magnífica obra que nos atrapa como si en nuestra cabeza ya hubiésemos filmado lo que hubiera sido... un fantástico guión de cine.


No hay comentarios: