martes, 25 de marzo de 2014

"Ensaio sobre a cegueira" , José Saramago (1995)

Si todavía queda por ahí alguno de los lectores históricos del blog, no debería de resultar muy difícil deducir mi pasión por la literatura de Saramago. Seguramente era más fácil apasionarse por la persona, cuya lucidez seducía a no pocos aunque no a todos cautivaba igualmente su literatura.

Quizá leer a Saramago no es sencillo en un principio, pero una vez que ya eres de los suyos no importa. Aprendes sus maneras, sus largos párrafos en que los diálogos se suceden separados únicamente por un heterodoxo punto o una coma. La increíble belleza de sus palabras y del paisaje humano que dibujan. 

Además, y ya puestos a superar dificultades que merezcan la pena, desde "A viagem do elefante"decidí leerlo sólo en portugués: un ejercicio bastante llevadero para los que vivimos del otro lado de la raia, y que de verdad recomiendo encarecidamente: el beneficio supera con mucho la dificultad. Ni el mejor traductor es capaz de transmitir la belleza de las palabras de Saramago.

Claro, está el libro, que para eso es una reseña. 

Pues es bien sencillo. Ésta es la mejor obra suya que he leído. Todas me gustan y me parecen buenas. Este Ensaio sobre a cegueira me parece una obra maestra. Uno de esos libros que -como pueden ser La Colmena o La familia de Pascual Duarte- justifican de largo un Nobel. Hay más conocimiento del ser humano, más descripción y análisis de sus miserias y de sus proezas que en una biblioteca de sociología o filosofía. Casi todo lo que importa. Casi todo lo que nos mueve. Casi todo lo que merece la pena y lo que lo parece pero no lo merece está aquí. Es absolutamente magistral.

Queres que te diga o que penso, Diz, penso que não cegamos, penso que estamos cegos, Cegos que vêem. , Cegos que, vendo, não vem.

3 comentarios:

miriabad dijo...

Vaya... me dejas con las ganas de leerlo en portugués. Está claro que leer un original tiene más verdad, porque no lees al traductor, lees al escritor.

Joaquín Varela dijo...

Pues no es tan difícil. Bueno, al menos para los gallegos. Ya en otro caso no me atrevo...

Bea Mendes dijo...

Ya tenía pensado, hace tiempo, leer la obra; ahora me has dado la genial idea de leerla en portugués, cosa que nunca he hecho.