lunes, 31 de marzo de 2014

"El tren nocturno de la vía láctea", Kenji Miyazawa (1927)

A finales del año pasado recogía las magníficas impresiones que me había dejado La vida de Budori Gusko , y por eso no acabo de comprender cómo, una obra más famosa y conocida en Japón como El tren nocturno de la vía láctea, me ha dejado totalmente frío. El pobre Miyazawa vivió tan poco que se trata además de relatos muy cercanos en el tiempo. Sin embargo con éste no he llegado a meterme en el relato nunca. He estado perdido todo el rato, y lo que debería haber sido un maravilloso mundo imaginario al que comparan con El Principito se me quedó en un relato absolutamente plano y totalmente ausente. Está lleno de simbolismos, pero yo me los he perdido casi todos.

Por eso, o yo me encontraba en un estado de total desorden del Yin y el Yang o qué sé yo, un desalineamiento de los chakras. O directamente la traducción es una castaña, cosa que a veces pasa y lo notas.  En cualquier caso, si a este puerto llegase alguien que lea libros con algo más de criterio, ya anticipo que agradecería que si lo ha leído me dé su opinión, por aquello de corroborar la mía o acabar pensando que ya voy perdiendo facultades.

Porque el libro (entendido como objeto) es bonito, el jodío: le perdono la pasta que me he dejado porque es una edición preciosa, con sobrecubierta y ese detallito en la portada de ponerla al modo Manga, empezando por atrás. Y es que debo reconocer el valor y todo lo que aportan a los amantes de los libros editoriales como Nórdica Libros o, en este caso Satori Ediciones (www.satoriediciones.com), que nos permiten acceder a autores hasta ahora imposibles en castellano. 

Y eso, con la mala conciencia que tengo ahora con el Kindle, me reivindica.

No hay comentarios: