domingo, 9 de febrero de 2014

"El último vuelo del flamenco", Mia Couto (2002)

Locura adorable. Aún leído en castellano, y falto por tanto de la intensa musicalidad del portugués que usa Mia Couto (que donde no las encuentra se inventa las palabras)  el libro pertenece a África. O más concretamente, a Mozambique: en la carretera que va al poblado mozambicano de Tizangara, varios cascos azules de la fuerza de pacificación de la ONU han estallado súbitamente, dejando sólo atrás ...sus intactos penes.

Para investigar tan extraño hecho, las Naciones Unidas destinan a un italiano, cuyo traductor local será el hilo conductor del relato. O mejor dicho, de los relatos que se cruzan en la muy sui generis investigación de Massimo Risi, que a la postre se verá totalmente superado por los especiales habitantes del lugar.

A ratos tremendamente divertida y otros llena -no de realismo- sino de surrealismo mágico africano, queda también espacio para que cale un buen repaso a la descolonización, a la revolución y a la corrupción como si fuesen la misma cosa, dejándonos un puñado de maravillosos personajes.

PD: En el ya lejano septiembre de 2007 recogía el comentario de los muy recomendables relatos de "O fio das missangas"

No hay comentarios: