viernes, 6 de abril de 2012

"Viaje al pasado", Stefan Zweig (1929)

Cuando uno acaba de leer una novela, aunque le haya gustado, y a continuación  abre un relato de Stefan Zweig, pocas obras hay que resistan la comparación. Como si bebes un rico vino joven, cuyo sabor  ya se te ha olvidado al primer trago de un buen reserva.

Disculpen la etílica comparación, pero que en la misma franja horaria, uno a continuación del otro, se termine un libro (Betibú)  y se empiece Viaje al pasado, no puede sino ser una enorme mala suerte para el primero. 

Zweig, otra vez más (ya no sé cuantas van) no decepciona. Sólo puede ser bueno (El candelabro enterrado), extraordinario (Amok) o sublime (Novela de ajedrez, ). En un relato breve encierra todo lo que es la literatura y debería haber sido considerado uno de los grandes escritores de todos los tiempos aunque sólo hubiese escrito un relato.

Viaje al pasado es una historia corriente: dos amantes separados, primero por los convencionalismos, después por la distancia y después por la guerra. Un reencuentro ocho años después. No está ahí lo notable:  lo excepcional es cómo la cuenta: cómo obliga al lector a meterse en la piel de los protagonistas de una historia, escrita en otra sociedad pero absolutamente intemporal. Cómo refleja los inevitables daños del tiempo sobre los sentimientos de los amantes.

Soberbia. Para leer una y otra vez. Merece la pena haber pagado lo que Acantilado te pide por sus cincuenta páginas.



11 comentarios:

Perkins dijo...

Muy buena, totalmente de acuerdo contigo.

Hortensia Lago dijo...

Ahora mismo estoy leyendo su autobiografía, "El mundo de ayer", también en Acantilado. Es uno de esos libros en los que es imposible avanzar porque hay reflexiones tan lúcidas que hay que releerlas una y otra vez. Es también un libro sublime. Te lo recomiendo.
Un saludo.

croix dijo...

Me sumo a la recomendación de "El mundo de ayer".

Fotogramas y Letras dijo...

Yo también adoro a Zweig. He leído pocos libros suyos pero los suficientes como para serle fiel el resto de mi vida. Viaje al pasado no lo he leído pero apuntado queda. A cambio te recomiendo un relato que, si no has leído, te invito a que lo hagas porque es una joyita que merece la pena: Mendel el de los libros. Una gozada.

Un abrazo!

Mika

Joaquín dijo...

Prometo ir a por "El mundo de ayer", debe ser de lo poco que me queda por leer de Zweig.

Mika, gracias por la recomendación, pero afortunadamente ya lo he leído (anda por ahí el comentario)

Valeria dijo...

A mi me gustó mucho "24 horas en la vida de una mujer". Leí "Viaje al pasado", y "Mendel, el de los libros" (por recomendación tuya, creo). Me gusta mucho este autor seguiré leyendo de a poco sus libros. Ciertamente cada joya de Acantilado vale una pequeña fortuna.

Rostard dijo...

¿Cómo no estar de acuerdo? Acabo de leer: "La impaciencia del corazón", ¿cuál será el siguiente?

Gus dijo...

Buena recomendación! "El candelabro enterrado" me gustó mucho, "La impaciencia del corazón" es un mazazo en la cabeza, una clase magistral de cómo escribir. Ya puse este título en mi lista. Gran saludo

Seguro de Arriendo dijo...

muy buenas recomendaciones. este espacio es para los adictos a la lectura.

Tiberio Del Rio dijo...

Rechazo siempre la doble moral burguesa x las guerras mundiales, a igual q Hesse, France, pacifistas. Se suicidó en Brasil. Gran novelista, dramaturgo, crítico de arte, biógrafo, etc. Muy recomendable todo su trabajo!!!

Esther dijo...

Breve pero intenso. Me ha encantado. Es verdad, como todo lo de Zweig.