viernes, 9 de marzo de 2012

"El tiempo entre costuras", María Dueñas (2009)

Debo anunciar que hago esta reseña severamente apercibido: a mi mujer le ha gustado, y por ello cualquier comentario que no incite a su lectura puede tener severas consecuencias en mi vida familiar. 

Por tanto, acabo aquí mi comentario. Tengan feliz día.

6 comentarios:

Ricardo Signes dijo...

Eso es amor, sí señor. Lo suyo, quiero decir; no lo de Dueñas.

Joaquín dijo...

Bueno, ahora que no me ven (sí, soy yo, el autor del blog hábilmente disfrado de comentarista), les diré que, en positivo, la autora tiene una evidente capacidad de escribir bien.

De hecho he sido capaz de leer sus más de 600 páginas en tiempo razonable y sin demasiadas maldiciones.

Sucede, no obstante, que pasar lo que es pasar pasan pocas cosas para ser tanta página de Dios: y las que pasan, tipo modista-espía o modista-consuela-a-ministro-de-Exteriores-de-Franco son absolutamente increíbles.

Y ya no voy a entrar en que parece (me van a poner ellas a caldo) una novela f e m e n i n a: me he quedado hasta los mismísimos del tweed, las botonaduras, la seda, el croché, el atelier y muchas cosas más que ni siquiera recuerdo el nombre.

Y para rematar: la pureza de la protagonista, tan pura ella, me recuerda mucho las novelas que se debían de leer en la postguerra. Miraditas y amores encerrados en el silenico y tal... Claro que ésta se supone que sucede en la postguerra, pero que ha sido escrita ahora.

Gerardo.

Inés dijo...

Por favor, hacía tiempo que no leía un entrada tan buena. Enhorabuena.

Te sigo.


Por cierto, comparto gustos con tu mujer ;)

Leira dijo...

Tu mujer tiene muy buen gusto.

Perkins dijo...

Ja, ja, genial. Ahora confesaré una cosa, yo me leí 200 páginas y lo dejé. Me pareció lento. Un saludo!

Anónimo dijo...

Hola Joaquín:

La de la portada está bastante bien, pero, nada, vosotros sólo leéis lo de dentro.
Pepe Band Arras