miércoles, 25 de enero de 2012

"El chino", Henning Mankell (2008)

Si -como me ha pasado a mí- todas las novelas que ha leído hasta ahora de Mankell pertenecen a la serie del inspector Wallander, seguramente este Chino le desconcertará. Y todavía más cuando pasemos la acción de un remoto pueblo de Suecia, en el que han sido asesinados sus 19 habitantes al Pekín preolímpico, incluso pasando por el sur de  África.  La globalización tomando cuerpo.

Porque en realidad la novela, cuya trama de investigación a lo clásico es bastante corta, trata de la nueva China, de su poder emergente y de las tensiones internas que está creando su  crecimiento económico. Un tema probablemente más digno de un ensayo, pero que Mankell defiende e introduce decentemente y con un pulso narrativo que hace su lectura amena e interesante.  Tiene su mérito, añado, meter incluso cuña con el poder de China en África y salir más o menos airoso (que Mankell viva en Mozambique supongo que tendrá algo que ver).

Con este batiburillo dice mucho en su favor que engancha bastante y la trama es más ágil de lo que podría parecer por lo que he contado ahí arriba. Pero -lo siento, Henning- echo mucho de menos al inspector Wallander...

2 comentarios:

Perkins dijo...

Yo también lo eché de menos..... Saludos!!

Valeria dijo...

de este autor me da la impresion que tiene una formula que repite siempre. Efectiva, pero una vez que la descubris te quita las ganas