sábado, 9 de abril de 2011

"Lo que sé de los hombrecillos", Juan José Millás (2010)

Un algo oscuro profesor universitario, recién jubilado y de vida anodina, recibe un día la visita de unos hombrecillos de apariencia enteramente humana que, vestidos con impecable traje y sombrero, comienzan por comerse los mendrugos de pan que a modo de relajante lleva en el bolsillo y siguen metiéndose en su vida hasta que le fabrican un clon de tamaño hombrecillo, que le permite -el sueño de todos- llevar una doble vida en la que tienen cabida todos los vicios, desde los más confesables del alcohol y el tabaco hasta el desenfrenado sexo y el crimen.

Para comentar el libro me he visto obligado a releer el comentario que en su día hice de El Mundo en  2009, para comprobar que el Millás me crea a lo que se ve siempre el mismo desconcierto: indudable talento para narrar, un indomable espíritu gamberro y una lectura que al final me deja siempre un poco descolocado, que no es tanto un quiero-y-no-puedo como un puedo-y-no-me-da-la-puta-gana de hacer algo más redondo.

No sé. Divertido de leer. Y si no lo lees tampoco pasa nada.


4 comentarios:

Houellebecq dijo...

Me suele ocurrir algo similar con el Millás novelista. Sin duda me quedo con el articulista dónde, ahí sí, lo suele bordar. Tu comentario viene a reforzar una vieja teoría que tenía sobre Millás. Un comentario muy interesante el que haces.

Leira dijo...

A Millás lo escucho todos los viernes en La Ventana de la Ser, así que igual me animo a leer algo de él.

Joaquín dijo...

Yo también lo escucho. Y es indudablemente interesante, lástima que le dé a tantos palos que no se centre en las novelas...

Hoteles Santa Marta dijo...

Totalmente de acuerdo muy pero muy interesante fue un placer haberlo leído.