sábado, 25 de diciembre de 2010

"Algo que brilla como el mar". Hiromi Kawakami (2009)

Es difícil superarse después de "El cielo es azul, la tierra blanca", supongo. Una primera obra tan buena traza una línea de la que es fácil bajar, pero probablemente muy difícil subir e incluso sólo sostenerse.

Midori Edo es un adolescente poco al uso: vive con su madre soltera Aiko y su abuela Masako, y periódicamente soporta las visitas de Otori, su padre biológico. Su novia Mizue le reprocha su lejanía y su mejor amigo, Hamada, sueña con vestirse de mujer para sentirse acuchillado por todas las miradas.

Con semejantes mimbres la autora construye un relato sobre la búsqueda adolescente, la identidad y no sé cuántas cosas más. Pero no es fácil hacer un cesto con materiales tan sensibles, y tal vez se pierda la oportunidad de utilizar los personajes para construir un mundo un poco más mágico, al modo en que Murakami crea su realismo imposible con total naturalidad. En el fondo es eso lo que he echado de menos: una historia que podría ser potente y se queda en retazos poco hilvanados, lo que pudo ser y no fue. Tierra de nadie.

Y con todo no está mal , porque la chica tiene indudable talento.


2 comentarios:

Valeria dijo...

POr tu comentario leí "EL cielo..." y me encantó. Creo que he creadocierta fidelidad con la autora. Si consigo un ejemplar probablemente lo compre, unque con tu advertencia de no esperar que sea como el primero. Felicidades!!! Y que venga un año lleno de nuevos libros y amigos escritores

Fotogramas y Letras dijo...

Coincido contigo. Me he leído los dos libros que se han publicado en España de esta autora y para mí el mejor es "El cielo es azul, la tierra blanca". Ojalá nos llegue la película que hicieron en Japón! Me encantaría verla...
Este libro me gustó pero lo encontré un poco vacío. No sé, le faltaba algo de gancho. A ver si este año la editorial Acantilado nos sorprende con otro título :)

Besos!

Mika