jueves, 11 de noviembre de 2010

"Las aventuras del buen soldado Svejk", Jaroslav Hâsek (1922)

Hace ya una eternidad, ni recuerdo qué edad tendría, era fijo seguidor de una serie de televisión que me divertía contando las historias del soldado Svejk, que era así como la absurda mezcla de Don Quijote y Sancho en el mismo cuerpo. Que aunque a veces parecía tonto, estaba siempre rodeado de gente a la postre más idiota que él.

Algunos años después me enteré que estaba basada en un libro del escritor Jaroslav Hasek, pero hasta ahora no me había puesto a leerla, aprovechando una magnífica edición que por primera vez está traducida directamente del checo.

Del libro pueden decirse muchas cosas, y hay sobrados motivos para recomendar su lectura, a pesar de que su autor murió antes de poder acabarlo. Podría decir que es un clásico, en el que se retratan muchas bajezas humanas, pero sobre todo la estupidez de un modo magistral. Pero es que además lo hace un sentido de la sátira tan intenso y fino que, literalmente, muchas veces tenía que parar de leer para reir a carcajada limpia. Episodios como las homilías del capellán castrense Katz, borracho como una cuba; o las órdenes, contraórdenes y disparatadas instrucciones de los mandos del ejército austrohúngaro deberían figurar en un manual de descripción del ser humano. Los que lo hayan leído recordarán sin duda al político de turno, al presidente de su club de fútbol, al alcalde de su pueblo, ....o a su jefe.

Y además, y seguramente sobre todo, es un maravilloso alegato contra la mayor de las estupideces humanas: la guerra. Demuestra que el humor es también un arma contra un mundo en que, acomplejados, cabrones o definitivamente tontos del culo, se disponen a mandar y a convencer a los demás que vayan a matarse.

6 comentarios:

malesherbes dijo...

Pues nada, ya que estás hecho un exquisito con esto de la literatura nórdica, japonesa y de los del Este; a ver si quedamos un día (sábado o domingo) a devorar comida de verdad en mi casa con tus girls.
Me hace ilusión que me cites en tus comentarios cuando procede.
Fdo.- La Bestia Parda

Anónimo dijo...

Hola. Suelo seguir sus comentarios y opiniones, en general bien fundamentados en el fondo y de estilo ágil. Sin embargo ¿no le parece a usted que se ha deslizado por la pendiente de la demagogia al realizar sus afirmaciones sobre la guerra como si todos nosotros no fuéramos hijos de la misma?
Reciba cordiales saludos.
Trotski

César dijo...

Lo leí hace dos años, y me encantó. Nunca había oído hablar del libro, pero Svejk fue un personaje que me cautivó!!!

Anónimo dijo...

Hola

Me llamo Felicia , soy administradora de un directorio y tengo que decir que me ha gustado tu página, me encanta el contenido que publicas, excelente libro el que propones. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

Si estás de acuerdo. Házmelo saber.

Suerte con tu web!
Felicia

Mi correo es felicia.alvarado@hotmail.com

David Pérez Vega dijo...

Hola:

Leí este libro hace unos años. Me gustó bastante. Era divertido, aunque a veces abusaba de cierto humor medieval o pantagruélico (comilonas, etc).
Recomiendo mucho como continuador de la literatura de Hakel en República Checa la obra de Bohumil Hrabal. Es un autor traducido en España, del que no se oye hablar mucho (murió hace unos 10 años) y es muy divertido y poético. Quizás su mejor obra es "Yo que he servido al rey de Inglaterra"

Saludos

Ricardo Signes dijo...

Se trata de un libro absolutamente delirante, una de las cimas del humor del siglo XX, en especial su libro I. Subrayo el hecho de que Hasek nació el mismo año que su paisano Kafka. A mi modo de leer ambos representan dos aspectos muy distintos de una misma intención crítica y humorística respecto a la burocracia megalómana del Imperio Austrohúngaro.
Saludos