martes, 24 de agosto de 2010

"La pulga de acero", Nikolai Leskov (1881)

Además de tener la oportunidad de poseer un bonito libro, en una edición impecable de la editorial Impedimenta, posiblemente lo mejor de esta obra es descubrir a un autor como Leskov, perjudicado sin duda por el pecado de ser coetáneo de Dostoyevski y Tolstói.

La pulga de acero narra, en una forma literaria de cuento breve, una sencilla historia en la que el Zar  Alejandro recibe como regalo en un visita a Inglaterra, una minúscula pulga de acero, que al ser accionado su mecanismo con una más minúscula llave, ejecuta una danse. Queda el soberano fascinado  por el regalo y la inventiva inglesa... Pero una vez vueltos a Rusia, el cosaco Platov, que había acompañado al anglófilo zar, entrega la pulga a los artesanos de la ciudad de Tula, pues considera que cualquier invento puede ser mejorado por los  rusos. 

La historia de la reelaboración rusa de la pulga, el consiguiente viaje de nuevo a Inglaterra de Platov y su defensa de la insuperable calidad de todo lo ruso es una delicia, construida con un humor caústico que parece ridiculizar por igual a unos y otros.

De todos modos, y como decía al principio, lo que me ha gustado más es la oportunidad de saber de la existencia de este Nikolai Leskov , a lo que parece autor de vida turbulenta y obra lamentablemente poco conocida. A ver si así voy saldando deudas con la literatura rusa, que últimamente los tengo muy olvidados...

1 comentario:

Ricardo Signes dijo...

Esta novelita de Leskov es muy interesante, y la edición, es cierto, magnífica, pero opino que aún son mejores sus relatos. Recomiendo aquí su "Lady Macbeth de Mtsenk", sobre la cual Shostakovich compuso su famosa ópera, y, con tu venia, apunto la dirección en la que escribí sobre ambas obras: http://www.zapatosdeanteazul.com/2010/04/elvis-y-stalin.html?utm_source=BP_recent
Un saludo.