martes, 2 de marzo de 2010

"La soledad de los números primos", Paolo Giordano (2009)


Antes de empezar este comentario, me he dado una vuelta por el ciberespacio literario, a ver si  soy una rara avis (que sí), porque puedo entender que haya vendido más de un millón y medio de libros en Italia, pero no que le hayan dado el premio Strega (el mismo que El Gatopardo). Como veo que son multitud los comentarios de lectores seducidos por el libro (algunos francamente mejores que la novela), no hagan mucho caso a lo que les voy a contar, habré tenido un mal día.

Porque reconozco que adictivo sí que es, me lo he leído en tres horas. Y al terminar, tenía la sensación de haber tomado una CocaCola: es fácil de beber, da incluso algo de gustito mientras la vas tomando, pero al final sólo tienes un regusto a algo dulce y el estómago lleno de gas. Qué le vamos a hacer, yo soy más de vino.

El recurso a la matemática suele funcionar bien, ya se sabe que a los que somos de letras nos mentan dos teoremas y  la Tesisde Riemann  y nos perdemos de esotérico que parece.  Pero el puzle no me encaja, y además las relaciones y los sentimientos  me parecen obvias y descritas de forma incompleta y un tanto torpe: que si traumas infantiles, que si él es un genio y ella una anoréxica. Ahora describo un amigo un poco homosexual y después un episodio de violencia conyugal. Qué lío.

7 comentarios:

Carmina dijo...

Como es la lectura de este bimestre en cuanto termin de leerlo te cuento

Eva dijo...

A mí me gustó, después escuché críticas muy negativa y pensé que probablemente tuvieran razón, pero aún así fue una buena lectura y le guardo buen recuerdo.

Isi dijo...

A mí me pasa como a Carmina: que ha tocado en nuestro club de lectura. He leído tantas críticas buenas como malas, y la verdad es que el título del libro no me decía nada, pero bueno, en breve podré opinar por mí misma...

Hilvanes y Retales dijo...

YO fui, quizás, más crítica aún con el libro...me hice con él por una tertulia en la radio donde Oh!!! libro maravilloso, impresionante...y no sé cómo me deje llevar por la opinión pública...

FIASCO TOTAL...

Naiara dijo...

Me ha encantado leer esta crítica porque así yo también me he sentido un poco menos "rara avis".

Estoy en lo mismo, no puedo decir que sea una mala lectura (entretenida, al menos), pero creo que le falta profundidad, que da unos trazos interesantes pero al final no hay dibujo.

Además, la moraleja me pone los pelos de punta: los inadaptados, las personas con un "lastre" pasado o con problemas relacionales de cualquier tipo, están condenados a la soledad o a entenderse (de una forma más que inestable) con personas con los mismos problemas. Madre mía...

No quiero ser demasiado crítica, porque la obra tampoco lo merece, pero esa fue la sensación que me quedó al acabar y asimilar la lectura.

Anónimo dijo...

Me pasó igual que a tí pero creo que no estuvo nada mal mientras estuvimos en el trance.
Lo tenía en la estantería de prestados desde hacía meses y, por lo menos, ahora ya está en el estante de su legítima dueña.

Anónimo dijo...

Me he incorporado tarde a estos cuadernos de lectura pero de todas formas me gustaría opinar sobre este libro. Yo me compré el libro por consejo de mi mujer y en línea con los desencantados también me pareció de fácil lectura pero sin más. Hay "entendidos" que por decir esto te acusan de no tener sangre o sentimientos pero creo que no debemos dejarnos llevar por el nº de ejemplares vendidos.