martes, 15 de diciembre de 2009

"El mundo de los prodigios", Robertson Davies (1975)


El mundo de los prodigios cierra la Trilogía de Deptford, cuyos otros dos títulos fueron oportunamente reseñados ahí atrás. Como el libro sólo encuentra sentido dentro y ligado a la trilogía, probablemente sea ahora buen momento de recordar el comienzo de la misma, cuando un niño lanza a otro una bola de nieve que, esquivada a tiempo, alcanza a Mary Demptser provocándole un parto prematuro y abocándola a la locura. El quinto en discordia contará la historia de Dunstan Ramsay (quien esquiva), Mantícora la de Boy Stauton (el que lanza) y esta última la de Paul Dempster, el hijo abruptamente nacido.

Ese hecho, casual y aparentemente inocente (que -será por la nieve- me recuerda la escena final de Ciudano Kane) será el hilo conductor y la conexión de por vida entre esas tres personas. Tres vidas ligadas entre sí hasta el la aparición del cuerpo de Boy Stauton en el fondo de puerto de Toronto, y que describe magistralmente Davies en cada uno de los libros.

Como ya me he deshecho en elogios en los comentarios anteriores, no me reiteraré bajo riesgo de resultar pesado. Hay simplemente quien tiene un don para escribir, y Robertson Davies lo tenía. Me han parecido todas magnificas, aunque de las tres me quedo con El quinto en discordia, por su poderoso ritmo narrativo y quizá por haber sido el descubrimiento de uno de los mejores escritores que he leído. Aunque probablemente las dos siguientes, algo más pausadas en su desarrollo, tengan más subtexto, como dirían sus propios personajes .

Este Mundo de los prodigios nos cuenta la historia de cómo Paul Dempster acaba siendo el famoso mago Magnus Eisengrim. Un relato que, como toda la trilogía, está lleno de símbolos y demuestra un conocimiento muy profundo de gran variedad de temas, con especial dedicación en este caso a homenajear al mundo del teatro y del ilusionismo. O tal vez a decirnos que no haya mucha diferencia entre el mundo del espectáculo y el espectáculo del mundo.

3 comentarios:

Jose Ignacio Escribano dijo...

Joaquin, sólo he leido un libro de Robertson Davies y de esto hace ya tiempo, pero me encantó. Creo que no está traducido todavía. Se trata de What's Bred in the Bone (1985)y es el segundo de una trilogía. Gracias por traer aquí a este autor y recordarnos sus libros.
Saludos

Anónimo dijo...

thanks..................................................

La Lectora Omnivora dijo...

Por lo que comentas, parece que vale la pena!!! Me parece interesante tu reseña, lo tendré en cuenta. No he visto estos libros, pero este verano viajo a Uruguay, y tal vez allí lo consiga.