martes, 5 de mayo de 2009

"Sauce ciego, mujer dormida", Haruki Murakami (1981-2005)



What I talk about when I talk about running, "De qué hablo cuando hablo de correr", algo así como un ensayo autobiográfico de Murakami no se publicará, que yo sepa, hasta fines de año. A Haruki le gusta mucho corrrer, y correr distancias prolongadas. Murakami es pues un corredor de fondo. Las cualidades del corredor de fondo son -es una ley biológica- opuestas a las del sprinter: son personas menudas, que necesitan de recorridos largos para poder desarrollar sus cualidades atléticas.

Estoy un tanto decepcionado. Resulta que el buen Haruki es también un fondista de las letras. Capaz de escribir quinientas o seiscientas páginas y de hacer que permanezca pegado a ellas, viendo como la historia se desdobla y nos lleva a otros mundos (no sé si paralelos). Capaz de hacer pensar a los gatos o de convertir a personas corrientes en seres casi dotados de cualidades mágicas. Pero, a lo que se ve, lamentablemente incapaz de mantener esa atmósfera en las distancias cortas, en esos cien o doscientos metros de un relato breve.

No consigo encontrar en estos cuentos la magia del mejor Murakami. Son, eso sí, elementos útiles (él mismo lo dice) para explorar sus mundos, incluso para encontrar elementos que después se habrán de convertir en novelas. Un verdadero taller de escritura creativa. La mayoría de estas veinticuatro historias me siguen pareciendo en construcción, o acabadas de urgencia, en su mayoría incapaces de contener esa sensación un tanto surreal que me suelen producir sus libros. Sólo, a mi juicio, se salvan algunas cosas: las múltiples menciones al jazz que tanto aprecia, realizadas con tanta pasión que crean ganas urgentes de poner a John Coltrane; y algunos cuentos con más poso del que parece a primera vista, en especial El séptimo hombre y Hanalei Bay.

Bueno, es Murakami. Había que leerlo.



9 comentarios:

Roberto dijo...

Estos cuentos han sido, por ahora, mi primera, y única, aproximación a Murakami. En conjunto los relatos me parecieron muy desiguales, con el único denominador común de que ni me apasionaron (Ah, Cortazar, quien podrá seguir tu estela) ni me decepcionaron. La única incertidumbre que me provocaron es que sigo sin saber si me merece la pena atreverme a leer una de sus afamada y largas novelas o no.
Desde luego, si tengo que valorar su obra por este libro su fama más parece de producto de marketing que de calidad literaria.
En fin, ¿merece la pena Murakami? y en caso afirmativo ¿qué obra?
Gracias por tu estupendas reflexiones.

Joaquín dijo...

Hay para todos, como en botica. Supongo que depende mucho de cada persona, pero si te sirve de algo yo tal vez no seguiría leyendo a Murakami si hubiese empezado por este libro. Tal vez puedas empezar por alguna más corta, pero que está muy bien, como "Al sur de la Frontera, al oeste del sol". Mucha gente dice que la mejor con diferencia es "Tokio Blues", pero yo me quedo con "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo", fue la primera que leí la que me pegó a la manera Murakami de ver el mundo.

Bueno, supongo que no te he solucionado nada, pero el movimiento se demuestra andando....

Carmina dijo...

pues despues de leer tu reseña y los comentarios que te han dejado se me han quitado las ganas de leerme este libro, me acercare a el en otras novelas, a ver si acierto

Rosa Silverio dijo...

Hola, Joaquín.

Me alegra haber leído esta reseña porque todas las que he leído sobre este libro hablan muy bien de él y la verdad es que a mí no me gustó. Me resultó difícil terminarlo.

Por suerte, antes que éste, leí Kafka en la orilla que sí me gustó mucho (fascinante, aunque el final no me convenció tanto), porque de haber leído primero Sauce ciego, mujer dormida lo más probable es que no sintiera ningún interés en leer otros libros suyos.

Saludos,

Rosa

Anónimo dijo...

hay que plantearse que no es una novela, son cuentos... si las lees de golpe no te enteras de nada...

es como comerse una bolsa de caramelos,mejor parase a saborearlos antes de que empiecen a bajar por la garganta y se pierda el sabor

Anónimo dijo...

wishes managerby akhand isro content phillips barra taxol iran tkus genevaco
semelokertes marchimundui

EL ERRANTE dijo...

Los cuentos de Murakami, a mi modo de ver como lector, son excelentes. Los escenarios surrealistas que el autor plantea son increíbles, y los personajes depositados puntillosamente en cada escena logran marcar perfectamente la trama hacia donde apunta la historia.

Creo haber leído a alguien que dijo que no era novela sino cuentos, y coincido con él. También he leído el primer comentario que se compara a Cortazar y se busca a él en Murakami y es un craso error literario (quitando mi negativa hacia Cortázar, quiero aclarar, pues poco y nada me gusta de él)

Todo escritor merece la pena si se mete en tus venas. Si no lo hace pues simplemente lo descartas. Es un amplio mundo el de la literatura.

Saludos.

Anónimo dijo...

Qué curuioso! Yo comencé a leer a Murakami precisamente con este libro y me pareció absolutamente fantástico. Antes de eso me parecía un autor de meracadotecnía. Después de de leer Sauce... me animé con sus novelas pero la sensación de sus atmósferas y sus personajes están tan redondeados en este libro que ya sé por donde va la historia de sus novelas apenas al inicio. Hay diálogos completos retomados de los cuentos en las novelas. Tania

Anónimo dijo...

Yo empece a con el libro Tokio Blues y me encanto, la forma en la que escribe es interesante.