domingo, 22 de marzo de 2009

"A viagem do elefante" (El viaje del elefante), José Saramago (2008)



Cuenta el propio Saramago en una nota al comienzo del libro el origen de esta curiosa historia: conferenciante en la Universidad de Salzburgo, fue invitado a comer en un restaurante llamado "El elefante", en el que le llamaron la atención unas figuras entre las cuales se encontraban, además del elefante una Torre de Belém. Preguntado el porqué, le explicaron que las figuras aludían a un hecho acaecido en el siglo XVI: un elefante asiático llegó a Viena como regalo del rey de Portugal. Allí supo que había un libro...

Recién salido de una grave enfermedad que casi se lo lleva por delante y de la que deja testimonio en la dedicatoria del libro (a Pilar, que non deixou que eu morrese) Saramago despliega una portentosa ironía para describir, con un estilo tan personal como en Memorial del Convento un hecho de base real pero que novela libremente al más puro estilo de una road movie: el viaje del elefante que el rey de Portugal Juan III regala a su primo el duque Maximiliano de Austria.

Siguiendo al elefante Salomón nos moveremos de Portugal a Austria, pasando por España e Italia, periplo durante el cual Saramago, en un monólogo cargado de humor y algunas reflexiones más profundas de lo que aparentan , acoge algunos tipos verdaderamente inolvidables: sobre todo el sufrido cornaca (palabreja que he descubierto que existe: el que lleva o amansa elefantes), de nombre inicial Subhro y al que en Austria mudarían en Fritz . Con mucho el tipo más cuerdo que pasa por el relato entre militares, clérigos, nobles y plebeyos, y al que no puedo dejar de comparar un poco -perdón por el atrevimiento- con la figura de Sancho Panza.

En fin, veinticinco años más tarde de Memorial , a pesar de enfermedades, y fatigas , un Saramago más viejo pero más sabio que nunca nos ofrece un -como él mismo lo llama -cuento- absolutamente magnífico cuya lectura es -y eso es lo principal- una gozada.

8 comentarios:

milibreria dijo...

Espero ansiosa la llegada el sábado de un amigo que me trae de España este libro. Vivo en Cuba y son difíciles las ediciones extranjeras(suerte que tengo una librería pequeña y estoy bastante actualizada) Qué decirte de saramago, que lo admiro, que me parece genial, que lo que más me gusta es cómo utiliza esa herramienta que se llama lenguaje, como si fuera un orfebre del siglo XVIII francés. He estado registrando tu blog y me gustó mucho, sobretodo me sirve para conocer lo que no tengo. Lástima que busqué la etiqueta de literatura cubana y no la hallé... bueno, tus razones tendrás y lo respeto.
Seguiré visitándote.
Un saludo,
ADE

Joaquín dijo...

Si en mi blog no se ve mucha literatura hispanoamericana no es por que no me guste. Desde los catorce a los treinta y tantos me leía todo autor hispano que caía en mis manos, así que seguro que habré leído. Lo que pasa es que, además de Dulce María Loynaz, ahora no caigo, así que me parecería estupendo que alguien me sugiriese. Tengo una buena bibloteca pública cerca de mi casa....

milibreria dijo...

Hola de nuevo... es que ya puede leer el Elefante...y me pareció bueno, pero sigo quedándome con la Ceguera.
Mi novela cubana preferida es La Consagración de la primavera, de Alejo Carpentier, seguro que la encuentras fácilmente. Entre las cosas ligeras están los libros de Padura, que son medio policiacos.
En fin, no sé, en mi blog(que ya te he visto por ahí) hago varias sugerencias, ojalá te gusten. Un saludo. Ah, te pongo en biblioenlace.ADE

Departamento de Português dijo...

Me ha parecido un comentario excelente, por eso está colocado en este blog: http://www.eoinavalmoralportugues.blogspot.com/

Muchas gracias.

Joaquín dijo...

Pues muchas gracias. Me hace mucha ilusión además que lo comentéis desde un departamento de portugués, porque tuve la fortuna de leerlo precisamente en portugués, y...por increíble que pueda parecer, me resultó mucho más facil que Memorial del Convento, que leí en castellano.

Soy gallego, supongo que es una facilidad añadida, pero creo que en adelante siempre leeré a Saramago en portugués.

Elisa dijo...

Pues a mí, me ocurre lo mismo, me gusta más leer a Saramago en portugués, y este libro me encantó. Me gusta mucho tu blog.
Un saludo.

vitruvia dijo...

Me encuentro con esta reseña de casualidad, y me apunto el libro (no sé por qué razón soy reacia a leer "lo último de..."). Supongo que nunca es tarde para cambiar.

En fin, quería pedirte información sobre cómo conseguir libros de Saramago en portugués, ya que desde que leí Levantado del suelo (mi favorito de Saramago) no sueño con otra cosa que leerlo en su lengua. Cómo bien dices no creo que para una gallega (yo también lo soy) resulte difícil su comprensión. La verdad es que por mi caótca vida aún no me he dedicado de lleno a buscarlo, así que aprovecho la ocasión para que me digas de donde los sacaste.
Un saludo.

Joaquín dijo...

A mí me lo trajo un amigo desde Porto (donde por cierto creo que hay una de las librerías más bonitas de Europa, la librería Lello e Irmao).
En Coruña creo que hay libros en la FNAC y en la librería Couceiro, en la plaza...del libro.