sábado, 12 de julio de 2008

"Perorata del apestado", Gesualdo Bufalino (1981)


Será casualidad, pero resulta curioso en mi caso el aparente vínculo que existe con los escritores sicilianos, que ocupan un significativo porcentaje de la -por otro lado escasa - literatura italiana que he leído: Sciascia, Lampedusa, Pirandello o Andrea Camilleri. Recomendables -mucho- todos, y a los que se suma este Gesualdo Bufalino al que llegué de la mano de la impresionante Las mentiras de la noche. Una historia literaria la de este hombre verdaderamente digna por sí de un libro, pues publicó su primera obra a la edad de sesenta años, tras er un escritor "secreto" toda su vida.

Y esta Perorata del apestado es aquella opera prima, publicada en 1981, años después de ser escrita. Con ella saltó de inmediato al estrellato de las letras italianas, a las que incorporaría durante los quince años siguientes hasta su muerte en 1996, y a la que proporcionó algunas obras absolutamente memorables.

Sin duda inspirada en su propia vida (estuvo interno en un sanatorio para tuberculosos), Bufalino escribe una verdadera "perorata" casi para ser contada en voz alta: con un dominio prodigioso de un lenguaje (tal vez intencionadamente) un tanto sobrecargado consigue crear una atmósfera enfermiza para ponernos entre los enfermos. Una reflexión en la que permanentemente circunda la idea de la muerte, del destino, del carpe diem. De la levedad del ser en un entorno que a veces -permítanme la imagen- me recuerda la opresión del Los Angeles de Blade Runner.

Una historia entre un soldado de veinte años y una bailarina en un sanatorio de la Conca d'Oro, en el Palermo de Postguerra. Un cuento de amor imposible y de deseo urgido por la permanente amenaza de la enfermedad y de la muerte. Un libro para lectura pausada, casi minuciosa, no pesado sino intenso. Un tanto amargo, pero una calidad sobresaliente y cuya lectura recordaremos durante mucho tiempo.

No hay comentarios: