miércoles, 21 de mayo de 2008

"Cometas en el cielo", Khaled Hosseini (2003)


Si conservamos la mala costumbre de ver las noticias de cada día, seguramente hoy comeremos o cenaremos viendo impasibles como habrá estallado otra bomba en Bagdad o en Kabul, matando a nosecuantas personas. Seguramente también, habremos ya perdido la capacidad de entristernos de la maldad y la estupidez humana, y prestaremos mayor atención a la moda del próximo otoño, el penúltimo alcalde chorizo o el nuevo fichaje del Real Madrid.


Vivimos en un mundo al revés, y por eso es importante leer esta novela. Porque nos enseña que, detrás de esas personas que vemos cada día vestidas con ropas para nosotros extrañas, detrás de esas imágenes que intencionadamente nos muestran hordas enloquecidas pegando tiros al aire, o detrás de las mujeres con la cabeza cubierta, hay personas. Mujeres. Hombres. Niños y niñas como los nuestros. Con los mismos miedos, los mismos sueños, los mismos deseos, la misma alegría, las mismas ganas de vivir dignamente y ser feliz. Ya sé que todos lo sabemos, pero como cada día renovamos el olvido, es bueno que un libro sirva de vez en cuando para recordar que todos los seres humanos somos iguales.

Es hermoso descubrir lo importante que podía ser una cometa en Afganistán. Porque el libro es un homenaje a un volador de cometas, Hassan, un niño de la etnia hazara que corría a recoger las cometas cuyos cables conseguía cortar su amigo Amir, un pastún al que sirve su familia. Una historia de lealtad y de afecto. Y también de traición y de perdón. Amir cuenta la historia de ese "kite runner" (traducido en el libro como volador de cometas) , título inglés del libro que algún iluminado de la editorial convirtió en el originalísimo "Cometas en el cielo".

El único "pero" es que estamos ante un caso más de "escribo pero no paro cuando debo": la primera parte del libro (más o menos hacia la mitad), es auténtica y emocionante casi hasta las lágrimas. Coincide con la infancia vivida por el autor en Afganistán, y ya sólo por eso merece la lectura . Pero, desde la huída de Afganistán de los protagonistas, y bajo la influencia de lo que podríamos llamar efecto bestseller, el libro se va hundiendo lenta e irremediablemente en una especie de guión cinematográfico poco creíble. Con lo bien que habíamos empezado...

Pero aunque sea sólo la mitad, por favor, lean este libro.

5 comentarios:

Lorena dijo...

Había oído hablar del libro y de la película, a ver si me animo, aunque al final se estropee, parece un buen libro ;) Un beso!

Elena dijo...

Es otro de los libros que tenía pensado leer para el verano.Lástima que el efecto best seller estropee lo que podría ser una obra más que brillante. Lo leeré de todos modos, aunque sólo sea hasta la mitad:-)

Roberto dijo...

Leí el libro confiando en tu comentario y no me ha defraudado. Vuelvo a leer tu análisis ahora y coincido totalmente con tus apreciaciones.
Gracias.

martafort dijo...

Leí este libro hace unos meses y me emocionó profundamente. Quizás tengas razón en que la segunda parte no es tan buena como la primera, pero también tiene su qué, y sin duda es una buena manera de cambiar las perspectivas de las noticias. Estoy deseando leer "Mil soles espléndidos".

natsumi dijo...

Es una historia muy bonita que te hace saltar las lágrimas.
De este autor también me leí Mil soles espléndidos. Es una joya: la historia de dos mujeres intentando seguir adelante en Kabul. Es duro y cruel, pero con un rayo de esperanza. Si no lo has leído te lo recomiendo.
Saludos