domingo, 28 de octubre de 2007

"La excursión a Tindari", Andrea Camilleri (2000)



Puede que Camilleri no gane nunca un Nobel, pero nadie podrá negar que para los amantes de la novela negra (curioso que para los italianos es el género amarillo -giallo-), siempre es un placer reencontrarse de nuevo con Salvo Montalbano y los personajes que pululan por la imaginaria población siciliana de Vigatà.

Las historias de Montalbano me recuerdan con frecuencia a mi añorado Pepe Carvalho. Seguramente a Camilleri también, no en vano el nombre del protagonista es un homenaje a Vázquez Montalbán: aún sin la calidad literaria de éste, en los libros del siciliano aparece también un agudo retrato de la sociedad italiana, de los agobios de un hombre que se va haciendo mayor y de algunos de los personajillos del lumpen local.

Todo ello regado con mucho, mucho amor a la comida italiana (es de los libros que dan hambre) y un fino sentido del humor, con momentos gloriosos en los que, simplemente, te partes de risa.

Que sus buenas cualidades también tiene. No sólo de La montaña mágica y Ulises vive el hombre. Y, por cierto, si alguien quiere hacer prácticas de lectura en italiano, que no lo haga con este libro, porque está lleno de palabras sicilianas y giros dialectales. Muy bonitos, pero a veces ininteligibles.

¡ Me olvidaba del argumento!. Pues eso, que hay unos asesinatos y Montalbano los resuelve. Faltaría más.

martes, 23 de octubre de 2007

"El último libro de Sergi Pàmies", Sergi Pàmies (2001)


Había oído hablar mucho de Sergi Pàmies, sinceramente ya no recuerdo en dónde. El caso es que -debe ser cosa de la edad , de la vagancia, o la necesidad de tener urgentemente pequeños placeres- cada vez me gustan más los relatos cortos, así que me compré el otro día este libro (no busquen otro título: se llama así).


Buscando información, en la página de la editorial que nos vende el libro hablan de él diciendo (sic): " parapetado tras un escudo de cáustico distanciamiento y utilizando la perplejidad como método de observación, logra domar el desconcierto y el pánico que corroe a sus personajes, individuos poco heroicos, que suelen preferir la conveniencia a la promesa de la felicidad"


Supongo que es verdad y que describe bien el contenido, y seguramente leído tres veces entenderé lo que quiere decir.


Mi comentario, mucho más pedestre, es que Pàmies (demonio de riqueza cultural, una lata encontrar el acento ) consigue en estos nueve relatos con pocas palabras, pero con gran acierto en el resultado, entrar en los sentimientos de sus personajes, y transmitirnos con sorprendente proximidad sus inquietudes, sus estados de ánimo. Con algunos relatos un poco surrealistas, algunos un poco tristes, otros muy bellamente escritos y otros breves e impactantes, consigue en casi todos comunicar emociones que parece mentira que puedan caber en las pocas páginas del libro.


Un libro muy recomendable. Habrá que ir buscando los demás de este Sergi, sobre todo pensando en que hay títulos tan buenos como Si te comes un limón sin hacer muecas.

miércoles, 17 de octubre de 2007

"Estrella distante", Roberto Bolaño (1996)


Roberto Bolaño era uno es esos autores a los que tenía pediente en mi lista. Hay tantos estímulos hoy en día para buscar a quién leer que al final ya no sabes de dónde te vienen las referencias: los periódicos -cada vez menos de fiar-, los amigos -¿cada vez menos?- , los blogs o la pura casualidad y el vagabundeo por las librerías. Lo que sí recuerdo es una entrevista -la última publicada antes de su muerte en 2003- en la que aparecía como un tipo que me caía radicalmente bien, con aire entre amable y un poco cínico y descreído, pero con contestaciones agudas e inteligentes de un profundo amante de los libros y la poesía. Así que tenía que leerlo.


Seguramente -y esa era mi intención- debería haber empezado por Los detectives salvajes, su obra más famosa, pero se me cruzó antes (y gratis) Estrella distante, y animado porque además dada su extensión podría conocer a Bolaño sin intimar mucho, me puse a ello. Y todo, a pesar de que, al parecer, este libro tiene su origen en una de las historias de su novela anterior, La literatura nazi en América.


La novela relata la historia de un personaje , poeta y asesino, que comienza siendo AlbertoRuiz-Tagle y acaba siendo Carlos Wieder. Una descripción de la maldad impresionante y terrible, porque se hace de manera desapasionada, escéptica y descriptiva. La sensación que produce y el tratamiento del horror -breve pero intenso- me recuerda la impresión que produce Joseph Conrad en El corazón de las tinieblas. Al final todo el relato oscila entre literatura y poesía, de un lado; y asesinato y dictadura (la de Pinochet) por otro, relatados por el autor casi como una crónica periodística real, y desde el Chile de Allende hasta la Barcelona de 1996.


Diversos rasgos definen a la buena literatura. Cuando se dan por separado, podemos estar ante una casualidad. Pero cuando lees algo que está bien escrito, crea personajes que trascienden del libro, engancha al lector e impresiona, seguramente tenemos delante literatura con mayúsculas. Un buen libro. Esperemos pues la pronta llegada de los detectives.

domingo, 14 de octubre de 2007

"Kafka en la orilla", Haruki Murakami (2002)


Ya lo sabía. Me lo temía. Que iba a ser empezar y no poder parar. Compulsivamente, como si me estuviese dando un atracón de mi comida favorita.

Me gusta mucho la literatura japonesa en general, y Murakami en particular, así que tampoco es mucha novedad. Después de impresión tan tremenda que me provocó Crónica del pájaro que da cuerda al mundo , disfruté de Al sur de la frontera, al oeste del sol y de Tokio Blues (traducción alucinada del título original Norwegian wood) sin que, sin embargo, estas últimas me hubieran producido el grado de sensaciones, de desasosiego, de vida que me hizo sentir Crónica...

El mejor Murakami ha vuelto. Kafka en la orilla prometía: una historia en la que se cruzan la vida de un chico de quince años, su alter ego cuervo y un anciano que no sabe leer pero posee el don de hablar con los gatos, a la fuerza ha de resultar diferente. Y lo diferente en Murakami es la puerta a la maravilla: a un mundo donde casi nada es imposible, contado con una prosa a veces hipnótica que hace que lamentes leer cada línea porque te pone más cerca del final.

No voy a contar más de la historia. Si han leído a Murakami ya saben de que hablo. Si no lo conocen, corran a una librería, pídanlo prestado o róbenlo en el Carrefour. Porque van a tener el placer de leer una extraordinaria novela de uno de los mejores escritores contemporáneos.

¿Qué es Kafka en la orilla?. Un libro con una increíble capacidad de mezclar el sueño con la vida, lo real con lo irreal. En él, todo parece posible. Los gatos, el amor, el dolor de la pérdida, el mito de Edipo, la biblioteca, los libros, el bosque, los recuerdos, Los cuatrocientos golpes, Beethoven , Johnnie Walken -sí, no me he equivocado- y los gatos otra vez. Un libro que no es para leer, es para sumergirse en él.

Si lo hace, vaya preparado, porque cuando salga, y durante un lapso de tiempo (lamentablemente breve, me temo) no será la misma persona y verá el mundo de modo diferente.

sábado, 6 de octubre de 2007

"El Golem", Gustav Meyrink (1915)


Vaya por delante que me gustan sobremanera los autores de literatura fantástica del XIX y comienzos del XX: Poe, Lovercraft y el resto de la banda. Esos del terror psicológico en lúgubres paisajes urbanos con aroma victoriano. Qué gusto. Un montón de angustia momentánea de la que puedes liberarte cerrando el libro. Así que si a usted no le va este tema, ya puede ir pasando, porque El Golem no es su libro.


Sin embargo, si es de los míos, de la legión de Frankenstein, no se puede perder este libro, aunque sea para incorporar a nuestro común imaginario de criaturas al Golem: El Golem es una figura clásica de la mitología y el esoterismo hebreo: un ser inanimado que cobra vida desde el barro con la pronunciación de determinadas palabras... Meyrink recoge en este relato de 1915 una serie de tradiciones y leyendas judías y construye una historia directamente emparentada con la tradición de misterio de la época. Describe con frases a menudo telegráficas el ambiente del gueto de Praga en el que cada treinta y tres años vuelve a aparecer el Golem. Y lo hace con maneras extremadamente efectistas de escribir y de describir, ya que el lector se sumerge en esa atmósfera opresiva de calles estrechas, luz difusa, casas viejas, pasadizos, humedad...y personajes de notoria maldad.

No obstante, es un libro extraño en su desarrollo, a tavés del cual el Golem pasa como una presencia que recorre las páginas sin ser en absoluto el protagonista; y la misma novela parece a veces la suma de muchas historias inconclusas. Como si lo importante, más que el relato a veces de coherencia forzada, fuesen las sensaciones que produce leerlo.

En fin, un libro complejo de valorar, a veces intenso y otras muy oscuro y difícil de seguir, como si el mismo autor se hubiese perdido por los caminos de la ensoñación . Interesante en cualquier caso para los amantes de lo fantástico, que en muchos momentos disfrutarán siguiendo por la Praga de comienzos del XX, el periplo vital del judío Athanasius Pernath, tallador de joyas.